• Rodolfo Herrera Bravo

Michelle Bachelet y el desarrollo tecnológico (Parte II)


(Opinión publicada en diciembre de 2013)

¿Sabías que el Gobierno de Bachelet tendrá una estrategia distinta al Gobierno de Piñera, en cuanto a innovación?

La contradicción es propia de la naturaleza humana. Sin embargo, ¿es propia de la naturaleza de un Gobierno?

Por supuesto que no. Eso sería consecuencia de un mal diseño de políticas públicas respecto de su implementación; sería la distancia entre lo que se promete en período de elecciones y lo que se cumple.

Por esa razón, creo importante conocer cómo se proyecta el desarrollo tecnológico para Chile según el programa del próximo gobierno, más aún si hay estrategias diferentes a las del actual.

El programa de la Nueva Mayoría contempla un espacio para Ciencia, Tecnología e Innovación. Dentro de los primeros 100 días de gobierno se elaboraría una Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento Económico, bajo estrategias sobre políticas de competencia, modernización del Estado, desarrollo productivo e innovación.

De hecho, puede resumirse en 3 puntos:

1. Impulsar la innovación y mejorar sus estándares. 2. Retomar la política de clusters. 3. Ampliar servicios de Internet.

1. Innovar

La innovación ha sido una asignatura pendiente por años. No ha sido fácil para Chile conseguir un nivel propio de países desarrollados. Es como si el himno nacional fuera un karma. Claro, por algo dice que el país mismo es una copia (eso sí, una “copia feliz del Edén”).

Por supuesto, no es primera vez que se habla de impulsar la innovación, de manera que es importante saber cómo hacerlo, he ahí la dificultad.

Eso sí, no tengo la respuesta, es un tema que me supera. Sin embargo, obviamente se requieren varias estrategias y acciones complementarias, de mediano y largo plazo.

Es lógico que una de ellas sea cuidar los cerebros llamados a innovar. En tal sentido, el programa de la Nueva Mayoría apunta a fomentar las ingenierías y la reinserción de chilenos que se han postgraduado en el exterior.

¿Pero que alcance tiene ese objetivo? ¿Quiere decir que finalmente un doctorado tendrá una retribución económica justa y no como ahora que se limita a riqueza intelectual? ¿Quiere decir que finalmente los postgraduados podrán vivir de la investigación?

Me lo planteo porque sabemos que mientras más estudios no necesariamente hay mejores sueldos y condiciones laborales, lo que desincentiva volver desde un país desarrollado a otro en donde faltan espacios apropiados para investigar.

Asimismo, hay que orientar los esfuerzos que realicen los actores del sistema –universidades, centros de investigación, empresas-, incentivando los proyectos que garanticen un alto impacto social, para que la innovación no beneficie sólo a unos pocos afortunados y enriquezca a los mismos de siempre.

Además, como no bastan las iniciativas privadas y espontáneas, es importante que la institucionalidad chilena sea fuerte y estable. Para ello se creará una nueva Subsecretaría, sobre Ciencia, Tecnología e Innovación, dentro del Ministerio de Economía, que continúe la labor del Consejo Nacional de Innovación y Competitividad.

Ojalá este órgano sea capaz de aportar un orden, una planificación coordinada, con flexibilidad y que no burocratice las iniciativas.

Finalmente, el programa considera necesario mejorar normas y estándares de innovación, para elevarlos a niveles similares a países OCDE. Para eso se dotaría de más recursos al SERNAC, para que genere información pública que permita evaluar la calidad de productos y servicios ofrecidos.

Siendo sincero, no soy un hincha del SERNAC. Me parece que los medios lo han sobrevalorado, se espera mucho más de lo que legalmente puede ofrecer y que al darle tanto protagonismo se reduce todo a un asunto de consumo. Ya volveré sobre esta crítica en otro post, cuando critique un proyecto de ley en que, erróneamente, se piensa en el SERNAC puede ser el órgano de protección de datos personales que requiere Chile.

2. Retomar clusters

En este punto hay una clara diferencia entre la estrategia del actual gobierno y el próximo de la Nueva Mayoría.

A través de una política de clusters se volverá al enfoque de crecimiento que se utilizó en el primer gobierno de la presidenta Bachelet. Al retomar esta política se busca incrementar significativamente la competitividad en ciertos sectores productivos como la minería, los servicios globales (offshoring), la industria alimentaria y el turismo. De igual modo, se enfocará a clusters regionales para descentralizar.

Cabe consignar que cuando asumió el gobierno del presidente Piñera se interrumpió la política de clusters, pasando a un enfoque de neutralidad, sin apoyar sectores productivos en particular, por considerarla riesgosa para la rentabilidad social y difícil de racionalizar.

Siendo sincero, no he notado grandes diferencias en innovación, con uno u otro enfoque, por eso no veo razones para desconfiar de la estrategia propuesta ahora. Tal vez si alguien maneja números al respecto me pueda confirmar o refutar esta afirmación.

3. Ampliar banda ancha

Finalmente se habla en el programa sobre ampliar el acceso a servicios de Internet de banda ancha, de alta calidad y bajo costo.

Esto no es ensanchar la carretera para que circulen más autos. Es mejorar el viaje, el paisaje, el destino. No es tener una Internet para que, con rapidez inaudita, se pueda descargar el último video de un reality show, de farándula u otros contenidos basura. Por eso va ligado a la generación de contenidos de calidad.

Por otra parte, si Chile se ha esforzado durante años por conservar altos índices de conectividad, con acceso a nuevas tecnologías y mayor participación en mercados cada vez más competitivos, no es posible que ese desarrollo no se piense de manera sustentable, es decir, sin depredar recursos no renovables, como lo decía con todas sus letras el candidato Alfredo Sfeir, adelantándose quizás al tiempo que vive nuestro país.

Tampoco puede ser un desarrollo tecnológico elitista, sino inclusivo, es decir, que se ocupe de la alfabetización digital a todo nivel, no sólo en niños y adultos mayores, porque también hay profesionales analfabetos en este punto.

En fin, hay que estar atentos para que estas estrategias se implementen con sentido.

CONTINUAR

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo